Pilates y Escoliosis

por Alicia Franqueza Directora de la Clínica Franqueza Fisioterapia, Pinto (Madrid)

La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral en la que hay una desviación del raquis asociada a alteraciones anatómicas de las estructuras óseas que evoluciona en los tres planos del espacio. Para que sea escoliosis debe haber una rotación, desviación lateral y una gibosidad. Cuando no existe rotación no gibosidad es una actitud escolástica y de pronóstico favorable.

Existen tres causas principales:

  • Congénita: Suele estar relacionada con malformaciones de la columna y a menudo con malformaciones de otros órganos.
  • Neuromuscular: Se produce por debilidad muscular, control muscular deficiente o por enfermedades neurológicas.
  • Idiopática: Puede afectar a cualquier edad y puede pasar inadvertida. Hay predisposición genética.

La escoliosis puede tener una curva o varias. En el crecimiento hay más riesgo de escoliosis.

Las repercusiones son distintas, como la estética (alteración asimétrica de la espalda), la respiratoria, la funcional y psicológica.

La escoliosis no es corregiste sin cirugía, pero el Método Pilates ofrece resultados muy satisfactorios en este tipo de lesiones. Ayuda a reequilibrar el cuerpo mediante la corrección postural y el fortalecimiento muscular, lo que hace desaparecer o aliviar los dolores derivados de dicha enfermedad.

En cambio, la actitud escoliótica sí permite la corrección mediante Pilates, ya que se trata de una deformidad no estructurada que tiene cierto grado de flexibilidad.

En ambos casos se trabaja con ejercicios en cuadrupedia. En definitiva ejercicios de tonificación, estiramiento y flexibilidad de la musculatura que rodea toda la columna, tanto por la parte posterior como por la anterior de nuestro cuerpo, enfocados a reequilibrar el cuerpo.